La lengua latina

Publicado: 17 noviembre, 2012 en Latín

     Pese a que ya desde el siglo XVI se conocía y estudiaba el parentesco entre lenguas geográficamente lejanas entre ellas, no fue hasta principios del siglo XIX, en plena vigencia del positivismo, cuando un lingüista alemán, Franz Bopp, demostró la relación directa entre lenguas antiguas de la India y de Europa. Bopp aplicó el método comparativista, un método consistente en demostrar, mediante la comparación, las correspondencias en léxico, morfología y sintaxis entre las lenguas objeto de estudio. La aplicación sistemática de dicho método permitió postular la existencia de una lengua común y originaria de la mayoría de lenguas, antiguas y modernas, habladas en Europa y en el sur de Asia, por lo cual fue bautizada con el nombre de indoeuropeo. No nos ha llegado testimonio escrito alguno, puesto que el documento más antiguo de los que se conservan es del segundo milenio a.C. y corresponde al hitita, lengua ya neoindoeuropea. Esta lengua común es, por lo tanto, hipotética y su léxico está formado por las raíces que se han deducido de las palabras que las comparten en las distintas lenguas derivadas.

    Los estudiosos han logrado establecer dos etapas cronológicamente diferenciadas en la historia de las tribus que hablaron el indoeuropeo común: la primera, como pueblo en comunidad, que podemos situar desde su origen hasta la edad del bronce, y la segunda, como pueblo en proceso de desmembración, que podemos datar, en su fase más importante, desde la edad del bronce hasta la edad del hierro. No es difícil comprobar cómo vocablos vinculados al léxico agrícola o ganadero de la cultura neolítica o de la edad del bronce, del norte o del interior continental, tienen una raíz común, mientras que términos similares referentes a la cultura del hierro, en el sur o en zonas marítimas, evidencian orígenes distintos.

     Esta segunda etapa es conocida bajo la denominación de diáspora, y en ella radica la explicación de la división del indoeuropeo común en las distintas lenguas de la familia indoeuropea: los pueblos colonizadores introdujeron cultura y lengua en los territorios en donde se establecían y la lengua indoeuropea, en contacto con las lenguas autóctonas (sustrato), las fue sustituyendo, a la par que experimentaba cambios y modificaciones por influencia de las lenguas vecinas (adstrato) o de lenguas introducidas en el mismo territorio posteriormente (superestrato).

     La lingüística comparada ha evidenciado la existencia de un indoeuropeo común en época neolítica, origen de la familia lingüística indoeuropea, la cual, por expansión y fragmentación, provoca la aparición de distintos dialectos hacia el fin de la edad de los metales. Estos dialectos son, a su vez, origen de las lenguas indoeuropeas modernas. Hay que remarcar que, en según qué casos (español, catalán, griego, hindi…) conocemos perfectamente el dialecto del que derivan estas lenguas modernas, pero que, en otros (alemán, inglés, ruso…) no se conserva testimonio alguno del primitivo dialecto “madre” común.

Lenguas indoeuropeas

Lenguas indoeuropeas

     Las únicas lenguas no indoeuropeas que existen en Europa en la actualidad son el finés, el estonio, el húngaro y el turco, de la familia uraloaltaica; el georgiano y otras lenguas caucásicas, y el euskera, de origen incierto.

     El latín, por lo tanto, es el dialecto que hablaba un determinado pueblo indoeuropeo de los que colonizaron la península Itálica en un período que podemos situar entre los años 1200 y 1000 a.c. Aparece en el centro de Italia, en una región que ocupa desde los montes Albanos hasta la desembocadura del río Tíber por su margen derecha. Dicha región, llamada Lacio, da nombre, a su vez, a la nueva comunidad y a su lengua. Los vestigios más antiguos en latín son testimonios epigráficos (la fíbula de Preneste) del siglo VI a.C. De hecho, en el Lacio coexistieron varios dialectos latinos, hasta que el de la ciudad hegemónica, Roma, se impuso a los demás. En este período –siglo V a.C.- la península itálica constituía un verdadero mosaico lingüístico, conformado tanto por lenguas indoeuropeas (itálicas, ilirias, célticas y griegas) como por otras que no lo eran (etrusco, ligur y púnico).

Lenguas indoeuropeas  en la península itálica

Lenguas indoeuropeas en la península itálica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s